Mi primer libro de cocina

Resulta que sé cocinar. Después de ayudar, grabar y degustar los platos de mi madre durante años, sé cómo hacer mucho más de lo que pudieran imaginar. Tampoco puedo dejar de lado el ahínco y la paciencia con los que una antigua novia me metía en la cocina para preparar desde guisos hasta tartas (y cóckteles).

Mis historias en la cocina me empujan a reconocer que sé cocinar. Pero es algo que, de primeras, no me atrae demasiado.

Me declaro completamente independiente entre fogones, aunque elija cocinar en la menor medida posible. Aún así, para contentar a mi madre y a mis compañeros de piso, acabé comprando un libro de cocina. Pero no cualquier libro, eso habría sido demasiado fácil. Compré un libro de cocina ecuatoriana.

Mishki Mikuna
Mishki Mikuna

Y la cosa no se está dando mal. Aunque al principio tuve algunos problemas hasta que me adapté al sistema de medida “continental” (onzas, libras, etc) lo cierto es que ya me entero de la mayoría de las cantidades. Voy a darle un poco más de mi tiempo a la cocina y si después de quitarme el olor a aceite me siguen quedando ganas, puede que empiece a invitar a gente a probar mis platos.

¿Sobrevivirán?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s