FIAP 2013

Abajo del todo hay vídeo, tranquilo.

Si, hay un "100 Montaditos" en Lincoln Road.
Si, hay un “100 Montaditos” en Lincoln Road.

Hace unos días estuve en el FIAP, uno de los más importantes festivales de publicidad de latinoamérica. Desde hace dos años se organiza en Miami en lugar de en Buenos Aires. Las quejas sobre la organización se han venido sucediendo y lo cierto es que, están bien fundadas. No hay apenas información de ningún tipo. Ni siquiera la gente del hotel donde se celebraba sabía de la existencia del mismo. Las acreditaciones se daban muy tarde (algunos se quedaron sin ella) y los mails informativos brillaban por su ausencia. En general es un completo caos. Por aquí suelen decir que, “es muy latino”.

Dicho esto, aterricé en Miami el domingo a mediodía. Mi primer contacto con esta parte de Estados Unidos ha sido más que bueno. Todo está tremendamente organizado, limpio y ordenado. Eso si, el transporte público es una broma (no hay metro, sino monorail) y los taxis tienen precios prohibitivos, en esencia porque todo queda lejos. Aunque los precios no son baratos, si es cierto que con un sueldo medio (de los de allí) se puede vivir saliendo a cenar cada semana, yendo al cine y con un par de cervezas en algún bar. Pero no os voy a engañar, como en toda la América que conozco, el alcohol es muy caro en comparación con España. En cuanto a restaurantes, hay para todos los gustos y precios. Por supuesto, que a nadie se le olvide dejar propina. En cualquier caso te la incluirán directamente en la cuenta bajo el recurso de “servicio de camarero”.

Con sus cosas buenas y también con las malas (apenas tiene historia, es el centro del postureo y los precios se inflan artificialmente), Miami es un bonito lugar para pasar una temporada. Podría vivir allí un par de años.

El brief a resolver del FIAP 2013.
El brief a resolver del FIAP 2013.

Volviendo al evento, no puedo decir que no me haya gustado el festival, principalmente porque no tuve tiempo para verlo. Aunque pueda parecer lo contrario, apenas hice algo más que trabajar. Mis pies ni siquiera llegaron a tocar la arena de la playa. De modo que tendré que volver a bañarme en South Beach y a pasear de día por Washington Ave. De cualquier manera, para que soltéis vuestra furia contra mi, os he dejado un regalo al final del vídeo, con mucho amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s