Valor

Ahora mismo no estoy viviendo en España, pero sigo pendiente de cómo está la gente allí. Con cada llamada de Skype, con cada chat en Facebook, con cada tweet y con cada nueva “frase motivadora” que mis amigos cuelgan llego a la misma conclusión:

No ven la luz al final del túnel.

Y no me extraña. Mi generación y las posteriores no están acostumbradas a la falta de medios. No están acostumbradas a que las cosas se pongan realmente feas y haya que seguir levantándose cada mañana. No os voy a engañar, yo tampoco lo estoy. Pero he conocido el fracaso, he buscado grietas en mis cimientos y creo que hay una forma fantástica de ver el lado bueno. ¿Listos? ahí va: no pensar que “la vida” o “la suerte” ha decidido por ti.

Pensar así puede hacerte creer que no tienes las riendas de tu vida. Que lo que decides hacer nunca está bajo tu control. Que necesita de infinidad de agentes externos con los que no puedes interactuar y que por tanto, las cosas no saldrán como tu quieres. Llegados a ese punto, ya has fracasado. Pero todo esto no es cierto. Hay infinidad de agentes externos, si, pero que se muevan por donde tu buscas si depende de lo que tu hagas. No te des por vencido.

Es hora de ser valiente. De hacer. Usa toda esa energía que tienes para ti mismo. Úsala para cambiar lo que no te gusta. Úsala.

Y si necesitas ejemplos inspiradores:

  • Piensa en todos los que dejaron su carrera por estudiar la que de verdad los motivaba. Eso es valor.
  • Piensa en todos los que cruzaron medio mundo sin papeles, buscando una vida mejor para si o para su familia. Eso es valor.
  • Piensa en todos esos trabajadores del ayuntamiento de tu pueblo que nunca han robado, pero cada día son víctimas de la furia de la sociedad y los medios mientras van hacia su oficina. Eso es valor.
  • Piensa en todos los que se ponen de pie frente a sus alumnos cada día y tratan de hacerles ver que el mundo es muy duro, pero que ellos pueden ser lo que quieran ser. Eso es valor.

Os aseguro que parece una estupidez, pero la suerte y la vida son las excusas más vacías y sencillas para no hacer nada. A mi se me parecen a “los políticos” o a “la sociedad”. Al “soy rebelde porque el mundo me hizo así”, como si no tuvieras poder de elección, de movimiento. El poder que sientes cuando basas tu vida en hacer las cosas o no hacerlas, nunca en solo intentarlas, es increíble. Intentarlo solo te frustrará.

Eso si, tienes que ser consciente de que las cosas necesitan cierto tiempo. Y está muy bien que decidas cuánto tiempo vas a dedicarle a lo que te propongas. Pero ponerte a hacer en lugar de a intentar te dará más satisfacciones de las que te imaginas. No esperes resultados más rápidos, pero si espera resultados.

La felicidad está en hacer las cosas, en hacerlas tu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s