Generación Perdida

Sarah G... en Flickr
Sarah G… en Flickr

Me hace mucha gracia (en serio, me la hace), cada vez que conozco un rebelde sin causa. Suelen ser jóvenes que se sienten identificados con la “Generación Perdida” (no debería darles publicidad con este enlace, pero ayuda a entender el texto), esos chicos y chicas que están acabando o acabaron la carrera y puede que incluso algún máster y no ven su futuro nada claro.

Pues bien, sin ningún tipo de autoridad en el asunto, creo estar en la posición de revelaros el spoiler de los spoilers: tu vida te la haces tú.

Da igual que estudiases mucho, que te licenciases, que hicieras uno, dos e incluso tres másters, que fueras bueno y honrado, amigo de tus amigos (es decir, un hijo de puta con el resto de la sociedad), etc. Nadie te va a dar nada gratis. Y si, eso incluye unas prácticas o un trabajo. Y la razón es muy sencilla, aún no te lo has ganado. Aún hay gente que cree que será estrella del rock, aunque nunca haya tocado una guitarra ni tomado clases de canto. Gente que de verdad se queja de no tener trabajo por el simple hecho de haber terminado sus estudios.

De hecho, sólo conozco un sistema de gobierno en el que si “te colocaban” en cuanto terminabas los estudios (si no era antes): el comunismo. Y el trabajo no era remunerado. Pero antes de que se alcen las voces de la nostalgia, esas que siempre piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor o que se justifican en el hecho de que hay cosas que no sabemos si funcionan porque nunca las hemos probado, debo aclarar que (A) se lean este fantástico libro y descubran la imposibilidad de controlarlo todo en la que se basa el comunismo y (B) conozcan de primera mano el comunismo actual gracias al reportaje que John Sistiaga nos brindó hace unos años.

Si has seguido leyendo hasta aquí, te mereces un premio:

Detesto la violencia, pero de vez en cuando me encanta dar bofetadas.

Anuncios

2 comentarios en “Generación Perdida

  1. La primera vez que vi ese video de “Generación perdida” sufrí un tremendo escozor en los huevos y unas ganas de “gritar” en Facebook (por que ahí es donde había visto el vídeo) que a mí nadie me prometió nada, que nadie me vendió la moto. Que precisamente ver a mis parientes trabajar me demostró que nadie regala nada, que hay que esforzarse. Es fácil quejarse y protestar “contra nadie”. Ese es el “rebelde sin causa”, (que para mí es un “idiota sin remedio”). Igualmente, otros vídeos similares, como el famoso “Españistán” da una imagen que anula totalmente la libertad individual (“todos” fuimos a por hipotecas, “todos” fuimos a trabajar a la construcción… y “obligados”).

    Yo me considero muy crítico con la situación actual de la sociedad, pero también lo soy con la crítica vacía, con la falta de perspectiva, con los tópicos, con la afición popular a repetir frases de políticos y con el populismo.

    Nadie te va a dar nada gratis porque nunca nadie ha dado nada gratis a nadie.

  2. Me encantan tus comentarios Guille!! me encantan 🙂

    ¡Un abrazo y muchas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s