La mano en el paquete

La mano en el paquete.
La mano en el paquete.

No sigas leyendo si no has mirado detenidamente la fotografía, porque este artículo al completo, surge de esta fotografía.

Esa mano en el paquete me recuerda a alguien. Me recuerda a una de las personas que mejor me conoce y desde hace más tiempo. Primero convertida en mi mayor enemiga y después, en una de mis mejores amigas.

He pasado infinidad de noches con ella, hablando, riendo, confesándonos secretos que marcan nuestra personalidad, dibujando nuestras vidas. He disfrutado con ella como no lo he hecho ni lo haré jamás con nadie.

Fue quien me inculcó el gusto por la moda que últimamente me agobia, o el gusto por grupos que, de no ser por ella, nunca me habrían llamado la atención. Quien me enseñó a respetar a las mujeres, a entender su naturaleza salvaje y convivir con ella, porque aún siendo tremendamente diferentes, tenemos muchísimas cosas en común.

La vida me enseñó la suerte que tengo y por eso, estoy agradecido. Saber que me quiere y me querrá saca lo mejor de mi.

Gracias por estar ahí, hermanita.

P.D: la foto no fue más que la mecha de este artículo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s