La marcha atrás

No, no voy a hablar de esa desdeñable y peligrosa práctica en la que muchos estáis pensando. Voy a hablar sobre dar marcha atrás en las decisiones, convicciones y creencias de uno mismo (algo nada sencillo).

No es nada fácil para alguien admitir que no tenía razón, que estaba equivocado o simplemente, cambiar una fuerte convicción. En mi caso, esa convicción que probablemente sea modificada es la profunda aversión que tengo por los productos de Apple.

Si, ya podéis sacar los cuchillos.

Me remontaré al principio del problema para que los nuevos se ubiquen adecuadamente.

Tengo un portátil Samsung desde hace dos años y medio y este año pretendo cambiarlo por uno nuevo. Estuve mirando portátiles con carcasa de carbono, aluminio, magnesio etc. Desde los Sony Vaio hasta los HP Envy, todos cubrían mis necesidades y cumplían mis requisitos. Me gustaban y ya estaba ahorrando para uno de ellos.

Algún despistado se preguntará: “si quieres un portátil con carcasa de aluminio, ¿porqué no compras un MacBook Pro?”. Muy buena pregunta y muy sencilla respuesta: no me gusta pagar más por algo que no vale más. Un portátil de Sony, con las mismas características es más barato. Punto. No estoy hablando del magsafe o extras insulsos (como el touchpad de vidrio), hablo de marcar una verdadera diferencia.

Rectificar es de sabios, y aunque yo no soy ningún sabio sé que es mejor reconocer que has cambiado de idea o que existe algún detalle racional que te ha hecho repensar las cosas. En el caso que nos ocupa, se llama Intel Light Peak (o Thunderbolt, para los maqueros).

Que Apple lance una nueva conexión 20 veces más rápida que el USB en sus portátiles, y no suba el precio (no así el de los cables) no solo es una jugada maestra, es además algo a considerar. Que el nuevo MacBook Pro sea el único ordenador a la venta con dicha conexión al menos durante un año (tienen la exclusiva con Intel) lo convierte, instantáneamente en “lo mejor del mercado”.

Vale que no es una conexión inalámbrica (ojalá), pero 10Gb/s cuando el novísimo USB 3.0 “solo” viaja a 4,8Gb/s es un salto de gigante. Especialmente para la industria del vídeo y el diseño 3D. Mover datos de tamaños ingentes con velocidad es el sueño húmedo y requisito indispensable de cualquier editor.

Así las cosas, solo puedo decir: el MacBook Pro ahora si merece la pena.

Anuncios

3 comentarios en “La marcha atrás

  1. Junior, vi este artículo hace tiempo, mi portatil esta haciendo catacroket y me he acordado, puesto que te considero un entendido desde siempre, ¿que mé recomiendas? ¿me paso a mac y me gasto la pasta o busco un buen PC y le instalo lion? Espero tu consejo…

  2. Depende… píllate un Mac si crees que le vas a sacar partido a gastarte esa cantidad de pasta (piensa en cables más caros, discos duros más caros, accesorios más caros…) o píllate un PC y con lo que te ahorras te vas de finde a las islas griegas. Lo de instalar Lion en un PC no sé cuántos quebraderos de cabeza puede darte, te aviso…

    Muchas gracias por comentar KEN.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s