The guts

269213842_801988a533_o

Guts

Mientras trabajaba en mi personalidad y valores, en mi ética y moral, entendí mal el tema de la tolerancia. Para mi la tolerancia se aplica a todo y a todos. Hagan lo que hagan y piensen lo que piensen. Aunque interiormente me duela, me parezca injusto, absurdo o terrible, debo tolerarlo y tratar de entender las razones que mueven a cada persona.

De hecho, siempre pienso que lo normal es que carezca de toda la información que considero necesaria para juzgar algo tajantemente, y precisamente por eso, me dedico a tolerarlo todo. Absolutamente todo.

Sigue leyendo

Eurotrip

Eurotrip_d

Hazme clic, anda…

En casa, hemos viajado poco. Por eso, cogí a mi hermanita y nos fuimos de eurotrip. Como todo viaje, comienza increíblemente ordenado (gracias Evernote) y después te van pasando cosas que lo desordenan. Pero todo eso es lo que hará que lo recordemos muy bien.

Desde los vuelos a los que no llegamos a tiempo, pasando por las carreras en todos los aeropuertos (nos gusta dormir), hasta mi ridícula orientación con los mapas hicieron de este, un viaje increíble. Por supuesto, también hubo cerveza, muchísimas risas, gente nueva, zuecos, libros y postales (conmigo pueden hacer el Agosto siempre que quieran). Y un consejo, no os acerquéis a menos de 100 metros de las tiendas de Urban Outfitters o vuestra tarjeta deseará no haber nacido.

Al menos, nos quedó para un vídeo. Y dadle a play sin miedo, que pasa volando. No nos ha faltado de nada pero igual, hay que repetirlo el próximo año.

Que no se nos olvide viajar.

El cambio

Se ha escrito y se escribe tanto sobre lo que es normal que a veces se nos olvida que “lo normal”, es el cambio.

Y es que, amigos míos, el cambio es lo que siempre ocurre. Puedes pensar que la gente no cambia, que tu pueblo no cambia, que tus padres no cambian, que la suerte no cambia, que los jefes no cambian, que los amigos no cambian, que tu idioma no cambia, que los chistes no cambian, ni el vino… pero lo hacen. Todo lo hace y lo seguirá haciendo.

Sigue leyendo

Salvarme

Salvarme

Salvarme

¿Qué harías si te encontraras con lo increíble pero supieras que no podrás disfrutarlo mucho tiempo?
Según lo veo yo, tienes dos opciones:
- Disfrutarlo durante el tiempo que sabes que puede durar.
- Ni tocarlo, para no echarlo tanto de menos cuando llegue el momento en que no puedas disfrutarlo.
Definitivamente yo me decido por la primera. No pienso perderme algo que está frente a mi. No pienso privarme de todo lo que pueda vivir. No voy a renunciar a hacer y a hacerme feliz. Aunque sea por un tiempo breve.
Lloraré escoja lo que escoja. Pero las lágrimas son más dulces si tienen recuerdos consigo.
 
No voy a salvarme.

Sacarte de mi vida

No pienso sacarte

No pienso sacarte

No pienso sacarte de mi vida porque no estés o porque no pienses como yo pienso. Porque no hagas lo que yo hago o creas en lo que yo creo. Porque no se si algún día yo estaré en ese otro lado y no sé si el mío es o será el correcto. No daré por hecho que no me marcarás. Por eso no pienso sacarte de mi vida.

No te saqué y no lo haré. Sería cruel.

Excepto si me hiciste verdadero daño. Entonces, contigo si hice todo eso que nunca quise hacer.

Mi primer libro de cocina

Resulta que sé cocinar. Después de ayudar, grabar y degustar los platos de mi madre durante años, sé cómo hacer mucho más de lo que pudieran imaginar. Tampoco puedo dejar de lado el ahínco y la paciencia con los que una antigua novia me metía en la cocina para preparar desde guisos hasta tartas (y cóckteles).

Mis historias en la cocina me empujan a reconocer que sé cocinar. Pero es algo que, de primeras, no me atrae demasiado.

Sigue leyendo